Skip to content

‘Diario de un Loco’, o quimeras desoladas

octubre 29, 2013

Después de un exitazo considerable en su breve paso por el Festival FringeMadrid 2013 este verano en los tejados – ¡sí, en los tejados!- del Matadero, el Teatro Español ha tenido el acierto de recuperar, ahora en la Sala 1 de las Naves del recinto polivalente de Legazpi, Diario de un Loco, monólogo sobre el relato de Nikolai Gogol, que interpreta José Luis García-Pérez, y que se convierte con todos los derechos en uno de los espectáculos absolutamente indispensables de la presente temporada teatral española.

Encerrado en la soledad del manicomio –aquí unas naves abandonadas, un espacio que, por cierto, se presta muy bien a este espectáculo-, como dejado de la mano de Dios, Aksenti Ivanovich, un pobre funcionario que ha perdido la razón y se ha entregado a un mundo imaginario para sobrevivir, lee para el público su diario, con sus recuerdos de los últimos meses. Los recuerdos, primero delirantes y luego cada vez más inconexos, surrealistas y manipulados, de la mente de un buen tipo, hoy rota por el dolor, empujada a la locura por su entorno y las circunstancias.

Pensará el espectador que todo ser humano tiene derecho a una serie de mínimos, de oportunidades de ganarse el respeto y el cariño de los semejantes. Pues se ve que no. Porque a este pobre hombre le han ido dando palos hasta en el carnet de identidad: condenado a ser el último mono en el trabajo, despreciado por la hija de su jefe –que por supuesto ni repara en su existencia-, e incapaz de encontrar la forma de “ser alguien” para tratar de alcanzar aquello que desea, Ivanovich vive ahora en un mundo imaginario, en el que le es posible entender la comunicación de los perros –que, por si fuera poco, también le humillan hasta en su imaginación-, prosperar hasta llegar a  ser rey de España o soñar cual Quijote con la conquista de la mujer amada. Soñar. A estas alturas parece lo único que le queda a este pobre ser; que, por momentos, alcanza momentos de cierta lucidez en los que pareciera que va a entender lo desesperado de la situación… pero no. Y a soñar se agarra porque el sueño, la imaginación, es lo único que no pueden quitarle. Y, a pesar de todo, también es apaleado en el manicomio para tratar de “reconducirle” por la senda de la “cordura”, en lo que él considera un acto propio de la tradición de la caballería española…

Desde la óptica de lo cotidiano y de las pequeñas cosas, Gogol tiene la virtud de trazar en este sencillo relato más que una radiografía social de una época –la suya o la nuestra, porque la mayoría de las cosas siguen hoy como entonces, en España, en Rusia o en cualquier país-: esta es, sobre todo la historia de un personaje, capaz de mover del humor –que hay mucho, porque ya sabemos que la comedia es el mejor vehículo para gestionar la tragedia- a la compasión, la ternura, y el nudo en la garganta en cuestión de dos frases. Y, sobre todo, de hacer que nos cuestionemos los mecanismos que hacen que una mente torturada un buen día haga crack y deba alimentarse de la quimera, del sueño y del universo paralelo para lograr la feliz –¿feliz?- supervivencia.

Consciente de que este es un espectáculo de actor, Luis Luque demuestra sensibilidad e inteligencia, apela muchas veces a la imaginación del espectador, y deja todo el peso en su actor; en un espectáculo sobrio pero elegante y con gran sentido de la estética, que sirve de inmejorable vehículo de lucimiento personal para García-Pérez. Este espectáculo, un monólogo de un personaje borderline, solo lo puede levantar un actor de raza. Y, en este sentido, seamos claros y breves: sencillamente, y para resumir, José Luis García-Pérez se sale. Está grandioso, de matrícula de honor. Impresiona la cantidad de matices que es capaz de aportar a su personaje en apenas una hora: un loco siempre inofensivo al que dan ganas de sacar de ahí y llevarse a casa. Por momentos payaso, por momentos tierno, por momentos niño juguetón; pero siempre lleno del poso de tristeza del que en el fondo es consciente de que algo no está bien y ha decidido vivir en una dimensión paralela para evadirse de la desgracia. Esa tristeza melancólica que clava con la mirada, y que consigue partir al público en dos con solo cambiar una mueca. Hay momentos tronchantes, y otros de profunda lástima –la escena en la que lee las cartas de la perrita, por ejemplo, es de un impacto emocional tremendo-. La humanidad que derrocha García-Pérez es la clave de este espectáculo, y es vital para lograr la empatía y la implicación emocional del espectador, y poder pasar de la carcajada al silencio mudo sin tiempo ni para tomar aire: gozar de esta creación personal inmensa a dos palmos de distancia es una bendición para cualquier persona con unos mínimos de sensibilidad, sea público potencial de teatro o no. Enorme.

Público visiblemente cómplice –lamentablemente la sala no estaba llena, y el espectáculo lo merece- y fuertes ovaciones al final, para un trabajo de visión indispensable, que –por si alguien todavía no lo sabía- reafirma a José Luis García-Pérez como uno de los más carismáticos actores españoles de la actualidad, y vuelve a posicionar a Luis Luque como un hombre de teatro con la capacidad de hacer cosas grandes desde lo pequeño. Solo alguna descompensación puntual en el sistema de amplificación –indispensable en un recinto de características tan particulares como este- podría empañar este soberbio trabajo. Háganse un favor y no se lo pierdan.

H. A.

Nota: 4.5 / 5

 

“Diario de un Loco”, de Nikolai V. Gogol. Versión de Luis Luque y José Luis García-Pérez. Con: José Luis García Pérez. Dirección: Luis Luque. GARCÍA- PÉREZ PRODUCCIONES / TEATRO ESPAÑOL.

Naves del Matadero (Sala 1), 24 de Octubre de 2013

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. octubre 30, 2013 09:46

    ¡Qué envidia! Me encanta este actorazo. En teatro sólo he tenido la oportunidad de verlo en Closer hace unos añitos ya.
    ¿Y a tí? ¿Te veré en el estreno de O xardín das pernas roubadas?

Trackbacks

  1. ‘Insolación’, o cuestión de temperatura | BUTACA EN ANFITEATRO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: