Skip to content

‘As Marxes da Desgraza’, o Vidal Bolaño experimental

mayo 20, 2013

Espectáculo en lengua gallega

El que se le dedique el Día das Letras Galegas 2013 al dramaturgo compostelano Roberto Vidal Bolaño (1950-2002) está propiciando que este año se ofrezcan en Galicia toda una serie de propuestas escénicas en torno a este autor que –con su precipitado fallecimiento en un momento de plena madurez artística hace ya una década- ha pasado de ser contemporáneo a ser universal en Galicia, y una de las voces más destacables del teatro gallego reciente. Así, durante este año, entre otros proyectos, el Centro Dramático Gallego estrena Días Sen Gloria, Teatro do Aquí recupera Criaturas, Espello Cóncavo reestrena Anxeliños, y el Teatro Colón de A Coruña ha dedicado toda la semana de las Letras a una serie de actos con Vidal Bolaño como hilo conductor; a saber: un recital poético, un concierto musical y un buen número de funciones de As Marxes da Desgraza, una función teatral conformada por una selección de textos de Vidal Bolaño, como proyecto final de un Laboratorio Teatral que han impartido en los últimos meses el director y dramaturgo Santiago Cortegoso, la actriz Lucía Regueiro –que participa también en el espectáculo- y la poetisa Estíbaliz Espinosa, entre otros; con el apoyo de ArteStudio Gestión Cultural y el propio Teatro Colón.

En lo que podríamos considerar un ejercicio experimental, Santiago Cortegoso ha seleccionado una serie de textos de Vidal Bolaño –con la desgracia y la marginalidad como núcleos temáticos-, y los ha colocado en un burdel que ha vivido tiempos mejores, al que acuden diversos personajes, bien marginales o bien desencantados con la realidad social en la que viven. Son retazos de vida que se van presentando en bloques alternos sobre el escenario, con el desencanto y la incapacidad de realizarse como individuos como temas conductores. Viñetas que tienen en común que todas pasan en algún momento por ese espacio, instantes fragmentarios en general de final abierto.

En un espacio minimalista de aire decadente como corresponde al lugar –músicos, mesas, sillas, colchones y lámparas rojas de prostíbulo-, es cierto que hay alguna idea interesante en la dirección escénica –sobre todo, las acciones coreografiadas que parecen congelar el tiempo-, independientemente de que unos actores respondan mejor que otros. Ayuda mucho al conjunto el espacio sonoro creado por Estíbaliz Espinosa. A favor, hay que destacar que los textos seleccionados son de fácil acceso, lejos de la prosa a veces excesivamente compleja que era marca de la casa del autor. Podrá faltarles cierta profundidad, pero es un buen comienzo para acercar a los neófitos a la obra del compostelano. Sin embargo, uno se queda con una cierta sensación de inconexión: por momentos parece que todas las historias van a terminar estando entrelazadas entre sí –aconsejable en un espectáculo de este tipo-, pero el círculo no termina de cerrarse, y los personajes siguen –en la medida de lo posible, y según sus historias-, con sus vidas. Aquí hay lugar para la denuncia, para la ironía, para la comedia, para el drama, para meter el dedo en la llaga… pero falta esa unidad que sí se ha encontrado otras veces en espectáculos de semejante formato. Por otro lado, quien haya visto otros espectáculos de Cortegoso –uno de los creadores gallegos más interesantes de la actualidad, puesto que trabaja casi siempre desde la contemporaneidad más rabiosa en términos formales y estéticos-, podría esperar mayor atrevimiento a la hora de plantear el espectáculo; pero esto es perfectamente disculpable al tratarse de un Taller, considerando el tiempo relativamente reducido –apenas un par de meses- de los ensayos.

En el amplio reparto, que encabeza una Lucía Regueiro ocasionalmente algo histriónica en su monólogo inicial; aunque mejora conforme avanza el espectáculo. Considerando que hablamos de un taller, es de ley reconocer que hay trabajos honestos en el alumnado en general; pero pueden destacarse muy positivamente algunos nombres, como Juan Carlos Moure, Xielo Cagiao –seguramente los dos mejores de todo el reparto, por la naturalidad con la que ofrecen sus personajes-, Laura Campos y Beatriz Sánchez, que –cada uno por diferentes motivos-, consiguen destacar de un conjunto que se mueve en la línea de la honestidad, y tiene el espectáculo seguro y bien preparado. También cumplen adecuadamente los tres músicos en escena: Patxi Valera a la percusión, Ignacio Muñoz al piano, y  Marcel Chirilov al clarinete.

Hay que aplaudir la iniciativa, ya no solo por ofrecer otra visión de la obra de Vidal Boñaño –que debe ser reivindicada desde Galicia, claro-, sino también como un proyecto –el Laboratorio Teatral- que debería poder tener una cierta continuidad periódica, para permitir un crecimiento como proyecto, y dar oportunidad de subirse a los escenarios gallegos a actores gallegos que comienzan. Tal y como están los tiempos, más que una necesidad es casi una obligación. Esperemos que haya una continuidad.

H. A.

Nota: 3/5

“As Marxes da Desgraza”, sobre textos de Roberto Vidal Bolaño. Con: Lucía Regueiro, Begoña Martínez, Laura Campos, Carmen Méndez, Brais Breijo, Soraya Lema, Anxo Meis, Beatriz Sánchez, Juan Carlos Moure, Pablo Pose, Alejandro Martínez, Cristina Rodríguez, Ana Julia Martínez. Músicos: Patxi Valera, Ignacio Muñoz y Marcel Chirilov. Dirección y dramaturgia: Santiago Cortegoso. LABORATORIO TEATRAL DEL TEATRO COLÓN 2013.

Teatro Colón (A Coruña), 16 de Mayo de 2013

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. mayo 22, 2013 09:28

    E ainda mais.
    Cando pretendese facer unha critica,que como xa dixen na derradeira mesaxe,actividade san e recomendable,suxiro que se achegue a os actores,director ou integrantes varios dunha funcion de teatro e se fale con eles. Asin saberias,que datas de ensaios,foron mais ben escasas,non os dous meses co que se fan case que todas as obras,senon pouco mais de dez dias. Que as gañas e ilusion que puxeron TODOS os actores,titulares e suplentes,sacaron adiante moi dignamente unha funcion.compricada mais moi gratificante.Tamen asin saberias,que o traballo dos actores e actrices,non quedou somentes nas labouras ppropias da interpretacion,senon que foi mais ala,co atrezzo e vestiario.
    Como moi ben di un amigo meu,actor galego de reconocido prestixio,do que non vou dar nome pois sei que non lle faria graza, ” Cando se fai unha critica ai moitos factores,mais alo da interpretacion que deberian terse en consideracion”.
    E de o fallo garrafal de esquecer actores do reparto,de iso xa falei,mais quedome a gusto dicindo que “clama o ceo”.
    As criticas sempre deben ser benvidas,pero somentes no seu xusto valor. O traballo en xeral do alumnado do laboratorio teatral foi bo,moi bo dadas as circunstancias,que vostede,na sua critica,pola cal lle dou as grazas,descoñece na sua totalidade.
    Un saudo.

    • mayo 22, 2013 16:01

      Grazas polas súas puntualizacións. Só algún comentario pola miña parte:
      1. Grazas por pedirme que revise a ficha, en espectáculos cun elenco amplo como é este sempre pode haber algún esquecemento. Por fortuna, é un erro que subsanarei esta mesma noite, editando o texto para engadir os nomes que falten.
      2. Sobre a duración dos ensaios, vostede comprenderá que en todo espectáculo hai unha serie de circunstancias internas que non trascenden (nin penso que deberan trascender) ao exterior. En tódalas novas nas que se falou do Laboratorio, puntualízase que o traballo comezou no mes de Marzo (e de aquí que sumen dous meses). Que o proceso de ensaios foi moito máis curto quedou patente tanto no seu comentario, como no anterior da súa compañeira Laura; é unha cuestión complexa, sí, certo, pero non trascendeu ao extrerior, co cal unha persoa exterior ao espectáculo non poderá ter este dato, de non ser que alguén do interior do espectáculo llo contase. Ata o de agora, non era o meu caso.
      3. Sobra dicir (e penso que así se desprende da crónica) que valoro MOI positivamente o proxecto do Laboratorio e o resultado final, esperando, insisto que poida ser un proxecto con continuidade.

      Agradecéndolle as súas puntualizacións, envíolle un cordial saludo,

      Hugo Álvarez

      • mayo 22, 2013 18:33

        Grazas polas suas puntualizacios.
        Alejandro Martinez. Actor. ( meu penultimo traballo,”As marxes das desgrazas” )

  2. mayo 22, 2013 09:04

    Cando fagas comentarios sobor dunha obra de teatro,como e neste caso,xa que vaste por a facer critica,actividade moi saudable e recomendable,poderias a lo menos,poñer o reparto completo,xa que esqueciches nomes no reparto.

  3. Laura permalink
    mayo 21, 2013 11:26

    En realidade gustariame matizar que o laboratorio comenzou o día 15 de abril co taller de dramaturxia, continuado na semana seguinte polo de voz. Así que para sermos rigurosos habería que precisar que os ensaios no teatro foron de dúas semanas (10 ensaios). Si é certo que antes de ter comenzo o laboratorio, pideuse ós alumnos máis implicación fóra das datas pactadas, e sen opción ó uso do teatro, co que se incrementou o traballo en 7 ensaios máis. Aínda así, 17 ensaios queda algo lonxe de dous meses.

Trackbacks

  1. “As Marxes da desgraza” homenaje a Roberto Vidal Bolaño | Bea Sánchez Vilariño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: