Skip to content

‘Conversaciones con Mamá’, o siempre que llueve escampa

abril 18, 2013

Aupados por la fama que da la televisión, dos actores de probada solvencia como son María Galiana y Juan Echanove lograron una gran entrada en el Teatro Colón, en una de las primeras funciones de la gira de Conversaciones con Mamá, el texto del dramaturgo y cineasta argentino Santiago Carlos Oves, que el propio autor llevase al cine exitosamente en 2004, y que ahora llega a los teatros españoles.

Ironías del destino, los últimos cambios político-sociales acaecidos en España en tiempos recientes, han provocado que un texto originalmente pensado por y para Argentina esté planteando una realidad que está de completa actualidad en nuestro país. Un hijo golpeado por la crisis, en paro durante meses, debe vender la casa en la que vive su anciana madre, porque de otra manera su familia no llegaría a fin de mes. La madre, a sus 82 años, acaba de entrar en relaciones con un “indignado” argentino, 25 años más joven que ella, por lo que se niega a abandonar su casa para ir a vivir con su hijo, su nuera y sus nietos. Esta situación da pie a una serie de diálogos que, instalados en lo que podríamos llamar una “comedia tierna”, sirven para revisar la relación pasada y presente de la familia.

Un texto dividido en dos actos claramente diferenciados, donde el segundo –en el que aflora esa emoción sincera tan propia del cine reciente argentino, con títulos como El Hijo de la Novia o Elsa y Fred, con los que este texto tiene unos cuantos paralelismos es claramente superior al primero, que se mueve más en el terreno de la comedia blanca menor, que se deja ver y arranca alguna sonrisa, pero resulta más bien intrascendente. Es sin embargo este segundo acto el que levanta –mucho- el espectáculo como texto, porque la acción y la dramaturgia presentan un nuevo prisma que ayuda a observar la situación desde un punto de vista mucho más serio, mediante una narración que deja lugar incluso a la poética simbólica –la lluvia como elemento metafórico apoyando el repetido presagio del personaje de la madre de que siempre que llueve acaba escampando-, apelando como digo a la emoción más tierna y directa del espectador. Es entonces cuando el espectáculo crece y atrapa verdaderamente. Firma la versión del texto Jordi Galcerán, que suele convencer más con proyectos de autoría propia.

Es evidente que las productoras implicadas en sacar adelante este proyecto lo han dado todo por él, y que el espectáculo es de bella e impecable factura bajo cualquier punto de vista –otro de los motivos que justifican la visión de la función-. Este tipo de texto necesita, para tener una verdadera razón de ser sobre las tablas, de dos actores implicados que le hagan justicia, y que apuesten fuerte por él. Es por ello por lo que hay que agradecer mucho las interpretaciones sinceras de Juan Echanove y María Galiana –que desprenden química, naturalidad y sensibilidad a raudales, engrandeciendo mucho un texto que en otras manos podría quedarse pequeño, además de demostrar que tienen el texto segurísimo, pese al recientísimo estreno- hay que sumar la elegantísima puesta en escena, con una bellísima y detallista escenografía de Ana Garay –la casa aparece coronada por un gran tronco de árbol que se ve a través de un ventanal- muy bien iluminada por Juan Gómez Cornejo. Dirige con buen pulso y sentido de la estética el propio Juan Echanove, que sabe sacar oro de los momentos más poéticos del texto, regalando por ejemplo una escena final visualmente bellísima.

Aun con la comercialidad indudable de este espectáculo –cosa que no es mala, sino solo una característica perfectamente válida para atraer público al teatro-, hay que reconocer que se ofrece un buen producto para entretener al público, y que los mimbres son francamente buenos, aun cuando el espectáculo funciona mucho mejor en su plano puramente emocional que en su plano cómico. Si Echanove –que acometió últimamente en el teatro proyectos mucho más atrevidos, como Plataforma o Desaparecer– y Galiana se hubiesen juntado en un texto de mayor enjundia, la fiesta hubiera sido completa.

H. A.

Nota: 3.25 / 5

 

“Conversaciones con Mamá”, de Santiago Carlos Oves. Versión: Jordi Galcerán. Con: Juan Echanove y María Galiana. Dirección: Juan Echanove. PENTACIÓN / FOCUS.

Teatro Colón (A Coruña), 12 de Abril de 2013

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. abril 20, 2013 08:39

    A mí me encantó la película así que si tengo oportunidad no me la perderé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: