Skip to content

‘Miguel Hernández’, o verdad al desnudo

diciembre 4, 2012

https://i2.wp.com/www.bolaso.es/archivos/actividades/13211803100MIGUELHERNANDEZ[1].JPG

Regresó a la ciudad –no la vi entonces, pero me consta que se había presentado en otro teatro hace aproximadamente diez años dentro de un ciclo de abono- Miguel Hernández, la creación de Teatro Meridional nacida para homenajear la figura del poeta de Orihuela. Quizá haya que buscar en este hecho de la reposición la causa de la escasísima entrada –menos de 100 espectadores en un teatro que ronda las 800 butacas- de este espectáculo presentado fuera de cualquier turno de abono. Y es una lástima, porque estamos ante un espectáculo limpio, sin artificios, sustentado en el poder del texto y el poder del actor: teatro desnudo y puro.

El autor, Julio Salvatierra, ha tenido el acierto de construir esta biografía respetando la teatralización por encima de todo: Miguel Hernández pasa sus últimos días en la cárcel, mientras se le presentan su mujer Josefina, y tres sombras: la de dos de sus referencias poéticas y vitales –Ramón Sijé y Pablo Neruda- y la de una mujer privada de nombre e idealizada a la que supuestamente conoció en su etapa en Madrid –y que posiblemente no sea más que la personificación de la musa, o la poesía en sí misma-. Se inicia entonces un juego de flashbacks a la busca de la biografía y de la identidad del poeta, desde sus inicios como cabrero hasta su muerte en la cárcel. Un juego en el que realidad, imaginación y suposición se entremezclan constantemente, sin que las fronteras entre unas y otras estén del todo claras: todos son en algún momento narradores y parte activa de la acción, y muchos de los datos que se nos dan son meras suposiciones de personajes, o bien no vivieron para ver los hechos que narran, o bien hablan solo desde la alucinación del personaje central.

Acierta Salvatierra al haber elaborado un espectáculo de teatro con una narración original, en el que la poesía de Hernández no es ni mucho menos piedra capital: aparece solo sugerida muy puntualmente, y el resultado dista completamente de ser un recital poético, para convertirse en una función con una entidad dramática en sí misma. Esto puede parecer una obviedad, pero es algo que suma muchos enteros al espectáculo como producto, puesto que se han visto supuestos homenajes teatrales a figuras poéticas que acabaron reducidas a meras antologías dramatizadas. Afortunadamente, este no es el caso: aquí se ha buscado hacer algo más, y se ha conseguido brillantemente. Si acaso se podría replantear el uso de las canciones que se intercalan en algunos musicales –sobre textos de Hernández, claro-, dado el escaso calado musical de alguno de los actores. Por aportar una sugerencia, quizás una grabación sería una buena alternativa: hay versiones que merecería la pena utilizar.

http://elcampelloturismo.files.wordpress.com/2010/04/miguel-hernandez-1.jpg

Todo transcurre desde el vacío escénico más absoluto: solo la iluminación y puntuales proyecciones, en las que se incrustan muy estéticamente las propias sombras de los intérpretes –Julio Salvatierra– acompañan a los actores, en un espectáculo que se basa en la fuerza escénica por sí misma. Así y todo, cabe destacar el inteligente uso de las luces –que firma Luis Perdiguero-, para delimitar los planos narrativos, y las fronteras entre realidad y ficción, todo desde la más absoluta limpieza estética.

Así las cosas, todo queda reducido al trabajo de los cinco actores, que rezuman verdad por los cuatro costados, otra de las bazas del espectáculo. Álvaro Lavín hace una enorme construcción del poeta, sin abandonar el escenario apenas en los 80 minutos que dura la función: es un actor generoso y entregado a la causa, que sabe transitar acertadamente tanto por la ingenuidad de los primeros años del protagonista como por la ilusión por el futuro o las dudas del final. Da gusto encontrar sobre el escenario a intérpretes no solo con su capacidad de comunicación de emociones, sino también con su dicción y proyección perfectas.

https://i2.wp.com/www.culturarecreacionydeporte.gov.co/portal/sites/default/files/meridiano1_0.jpg

A su alrededor, transitan entre un mundo y otro la Josefina exquisitamente costumbrista al comienzo, y desgarradoramente humana en su monólogo final, de Paloma Vidal –otro trabajo actoral importantísimo y lleno de verdad-, y los tres fantasmas: quizá mejor la musa de Marina Seresessky –que impregna a su personaje de un cierto encanto irreal absolutamente pertinente-, que los poetas-conciencias de Esteban Pico y Chani Martín, muy bien de carácter ambos, pero ocasionalmente atropellados en sus rápidas réplicas. La sensación global es la de una transmisión de verdad, que ayuda a que fluya la emoción.

https://i0.wp.com/www.culturarecreacionydeporte.gov.co/portal/sites/default/files/meridiano2_0.jpg

La dirección escénica –la firman conjuntamente Álvaro Lavín y Marina Seresesky– es consciente de la importancia de resaltar el poder dramático del texto por encima de todo, y por ello huye de efectos gratuitos y pretenciosos, y sabe aprovechar las luces para crear clima, así como aportar dinamismo al espectáculo, sin temer al vacío escénico, que se llena con la palabra y la fuerza de los actores.

El resultado es un espectáculo que podrá ser de pequeño formato, pero limpio honesto y bien planteado, servido por un estupendo plantel actoral, y que tiene la virtud de ser mucho más que un mero recopilatorio. Hay que insistir: fue una lástima la paupérrima entrada.

H. A.

Nota: 4 / 5

“Miguel Hernández”, de Julio Salvatierra. Con: Álvaro Lavín, Paloma Vidal, Esteban Pico, Chani Martín y Marina Seresesky. Dirección: Álvaro Lavín y Marina Seresesky. TEATRO MERIDIONAL.

Teatro Colón CaixaGalicia (A Coruña), 30 de Noviembre de 2012.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: