Skip to content

‘Muu2!’, o parodiar sin arrimarse

octubre 11, 2012

La compañía Yllana ha decidido  recuperar su primer espectáculo, Muu!2, en una versión revisada y reestructurada para celebrar sus 20 años de existencia. A estas alturas, no habrá prácticamente nadie que no haya visto al menos un espectáculo de los Yllana, y todos sabrán que la esencia de su humor se basa en la parodia enfocada desde la pantomima de sketches de humor blanco las más de las veces. He visto bastantes espectáculos de Yllana, y –asumiendo que unos son mejores que otros-, siempre me quedo con una sensación de que el humor es excesivamente blanco, muchas veces hasta excesivamente evidente. Les aplaudo, eso sí, la capacidad de comunicación gestual, y lo bien que consiguen integrar –siempre, porque siempre sucede- al público en sus espectáculos.

En Muu!2 el objeto de parodia es el mundo de la tauromaquia. Es interesante recuperar este espectáculo en un momento en el que la polémica entorno al mundo del toro está más vigente que nunca en nuestro país –pienso no ya en la sentencia relativa a la prohibición de los festejos taurinos en Cataluña, sino también en la penosa campaña de desprestigio de la que está siendo víctima una cinta tan brillante como Blancanieves de Pablo Berger por parte de colectivos antitaurinos de forma bastante inexplicable-, y es quizá esa vigencia la que nos haría desear una parodia más profunda, más seria y menos blanca que la que aquí se ofrece. Es una pena, porque por la razón que sea –tal vez por el hecho de ser el primero-, este Muu!2 dista mucho de tener la calidad y el punch de otros espectáculos de la compañía. Porque en Muu!2 Yllana se ríe de tópico tras tópico –y no todo son tópicos en el mundo de la tauromaquia –ni todos los que están son-. De la masculinidad –reprimida o no- del torero, al ritual que implica una corrida de toros –antes, durante y después del evento en sí-, o incluso al mismo toro humanizado como una suerte de gladiador. Pero el tono blanco y repetitivo tiende a quitarle fuerza a la parodia del espectáculo conforme este avanza. En jerga taurina, parece que esta vez Yllana no ha querido o no ha sabido arrimarse al toro como

Como en todo espectáculo de sketches, los hay mejores –quizá el mejor sea el que tiene al toro como protagonista y, por supuesto, aquellos que implican directa o indirectamente al público como elemento activo- y peores: quizá los que fallen no sea tanto por el planteamiento de los sketches como por su excesiva duración –el de la muerte de los toreros es larguísimo, por ejemplo- o por la reiteración de conceptos a lo largo del espectáculo. Al final, uno no puede evitar salir con la sensación de que un espectáculo de 80 minutos escasos ha durado bastante más de ese tiempo. Mala cosa cuando eso pasa.

Nada que objetar a la realización del espectáculo, ni al trabajo de los cuatro actores –no destacaré a ninguno sobre los demás, porque es un trabajo claramente coral-. Todos son poderosos en el arte de la comunicación gestual, con el espectáculo medido al milímetro sin la menor posibilidad de improvisación ni fallo, y con esa capacidad indudable para conectar con el público, metiéndoles en el espectáculo sin que se sientan incómodos; a la vez que consiguen recibir todo su feedback. Considerando el rechazo que se suele tener normalmente a estas prácticas, no es poca cosa, y así hay que valorarlo.

Del montaje –esencial solo en apariencia y firmado como una creación colectiva de Yllana- habría que destacar sobre todo los múltiples recursos para convertirse ya no solo en personajes, sino también en elementos escenográficos –pienso en esa virgen viviente por ejemplo, en uno de los momentos más logrados del espectáculo-.

Muy funcional y bien realizado el variado vestuario de Gabriela Salaverri, y en su sitio los elementos escénicos.

A pesar de la buena realización del espectáculo, hay que considerar que otras temáticas les han dado mayor juego a esta compañía, y que dado el tema se podría buscar un humor menos blanco y más feroz, midiendo, eso sí, los tiempos de cada sketch. El público, a pesar de todo, parece conectar. Podría haber dado mucho –pero que mucho- más juego.

H. A.

Nota: 2.25 / 5

“Muu!2”, de Yllana. Con: Juan F. Dorado, Antonio Pagudo, Fidel Fernández y Luis Cao. Dirección: Yllana.

Teatro Rosalía Castro, 30 de Septiembre de 2012

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Daniel permalink
    febrero 25, 2013 11:26

    Un buen sketch de 10 minutos arruinado al alargarlo, es como echar agua a la sopa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: