Skip to content

‘Ocasiones Especiales’, u Ocasión Perdida

julio 17, 2011

La compañía Txalo Producciones presenta casi siempre teatro de fácil digestión, sin otra pretensión que la de pasar el rato. Y, generalmente, eso es justo lo que consigue con sus espectáculos: que la gente pase el rato y se vaya a su casa sin más. Lo he dicho muchas veces, es una opción válida por más que no sea mi preferida a la hora de enfrentar la experiencia del teatro.

Con Ocasiones Especiales, de Bernard Slade, ni eso pueden conseguir, quizá ya por el texto en sí. La historia de un matrimonio que se divorcia y se reencuentra una y otra vez durante diez años ya se ha visto en otros espectáculos, e incluso a veces no ha funcionado del todo mal.  Aquí incluso hubiera podido ser un material interesante de haberla tratado como una gran comedia dramática, o como una comedia ácida estilo Woody Allen… o incluso como una comedia de brocha gorda. Pero, desgraciadamente y por razones que se me escapan, Slade no se decanta en su escritura por ningún género concreto: ni se ve comedia, ni se ve drama, ni se ve acidez. Tal vez este es el principal problema para que el espectador nunca llegue a conectar con un texto que no solo no parece arrancar nunca, si no que, además, no avanza con claridad hacia ninguna parte (por más que ocasionalmente lo intente…).

Así las cosas, Juan Carlos Rubio mueve a los personajes en un espacio minimalista y conceptual (con paneles, una mesa multiusos y un par de sillas como únicos elementos escénicos -curioso trabajo de Vicky Toledano en la escenografía y Juan Manuel Guerra en la iluminación-, apelando a la imaginación del espectador) como puede, tratando de dar agilidad a un texto que de por sí no la tiene…

También Kiti Mánver y Jorge Roelas resultan voluntariosos, tratando de huir de un tono cómico-bufonesco y asimilando los hechos con la máxima seriedad y naturalidad posibles, cosa que al menos hay que agradecerles. Si el texto hubiese tenido chicha, su enfoque es el más acertado,  aún cuando ella no esconda ciertas inseguridades indisimulables con el texto, que bien podrían derivar de la recientísima fecha de estreno (la semana pasada) y es de esperar que se vayan solucionando con el tiempo.

Pero cuando falla el pilar principal del teatro, de poco sirven los esfuerzos de los demás. A uno le da tiempo a entretenerse observando cómo unos niños hacen música con sus programas contra el palco, a pensar en las cosas que ha hecho, en las que le quedan por hacer, y solo a veces consigue entrar momentáneamente en la obra… para volver a salir enseguida. Lástima.

Nota: 2/5

“Ocasiones Especiales”, de Bernard Slade. Con: Kiti Mánver y Jorge Roelas. Dirección: Juan Carlos Rubio. TXALO PRODUCCIONES.

Teatro Rosalía de Castro, 16 de Julio de 2011.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: