Skip to content

‘Los Hombres No Mienten’, o ser Arturo Fernández

julio 7, 2011

Hay que ser muy bueno para vivir de un personaje durante años y años y años, y que el público te siga queriendo, y siga pagando por ver lo que ya sabe que va a ver. Arturo Fernández, a sus 82 años muy bien llevados, es uno de esos casos: ha creado el personaje de Arturo Fernández, y lo sube a las tablas (o a la pequeña o a la gran pantalla) una y otra vez… Y sigue triunfando. Los Hombres no Mienten es justo eso: el regreso de Arturo Fernández a las tablas, y en un él se lo guisa-él se lo come casi increíble: produce, dirige y actúa.

8 funciones en A Coruña, y las ocho llenas hasta la bandera. Pocos artistas teatrales se atreven a subir de dos funciones en la ciudad, y no se me ocurre otro capaz de llenar ocho. Pues ahí le tienen.

Es cierto que casi todas las comedias de enredo de Arturo ofrecen los mismos clichés, y todos lo sabemos, y seguimos acudiendo al teatro… Tal vez su anterior obra, La Montaña Rusa, de Eric Assous, con un sorprendente giro hacia el drama, inédito en Fernández hasta la fecha, era un poco la excepción a la regla. Es tal vez por esto que puede que esperase más de esta Los Hombres no Mienten (traducción como mínimo curiosa del original Les hommes préfèrent mentir), del mismo autor. Pero no. Nada de sorpresas: esta es una comedia funcional, que ofrece sus momentos (¡por supuesto previsibles la mayor parte de las veces!) de humor, pero manifiestamente inferior a la anterior propuesta como texto en sí. Este es un espectáculo donde todo, absolutamente todo el interés, reside en la creación personal del enésimo personaje de Arturo Fernández.

Pablo y Silvia, un matrimonio que acaba de llegar a su casa (¡bellísimo el decorado!) después de una aburrida cena, empiezan a pedirse cuentas de sus infidelidades en casi 30 años de matrimonio. Todo apunta a que el único amante de Silvia es Luís, uno de los mejores amigos de Pablo, que por supuesto será inmediatamente invitado a comer para que se pueda crear el conflicto. Hay su intringulis y su giro argumental final, claro, pero es mucho más previsible y menos interesante de lo que lo era en La Montaña Rusa.

Casi increíble a todos los niveles el magnífico estado de forma de Arturo Fernández, a sus 82 años: no solo aparenta 65, si no que además se ve sobrado de movilidad y dominio del escenario,  vocaliza y proyecta perfectamente…. dejando en evidencia a muchos actores que podrían ser sus nietos. Hay todo un recital gestual de su ya clásico y desternillante histrionismo, y una curiosa poda de algunas muletillas clásicas que no aparecen ni una sola vez (no hay ni un “chatina” ni un “te voy a canear”), pero sí la aparición de una nueva: “ven acá, ven acá, ven acá“, que se repite tranquuilamente 60 veces a lo largo de toda la función, a mayor gloria del aplauso del respetable. Portentosa, insisto, la capacidad de decir cosas con la mirada, de grande la capacidad de salvar a sus compañeros cuando se les va el texto, e incluso sorprendente la capacidad de salirse del personaje con absoluta naturalidad cuando alguien le grita desde el piso alto “Tío bueno!”, a lo que responde: “En tu vida has dicho una verdad más grande.” antes de seguir con la función impasible. La carcajada invade el teatro, claro. También dirige la función con bastante acierto, moviendo a los tres personajes con adecuada intención, creando sensación de locura colectiva.

Le acompañan sobre las tablas Carlos Manuel Díaz, adecuadamente histriónico, pero sin pasarse (y, por tanto, hábil creador de comedia a la manera de Fernández) como el amigo y supuesto amante y Sonia Castelo (que en Galicia no necesita presentación), como una esposa que, aunque bien de vocalización, tal vez está demasiado seria, autoritaria y dramática en algo que, después de todo, no deja de ser una comedia ligera. Quizá debería relajarse un poco…

Lo he dicho muchas veces: no tiene nada de malo ofrecer al público el producto que espera ver, y está claro que esto es justo lo que se ofrece aquí. Pero, por encima de todo, hay que celebrar la sensación de que este señor, a su avanzada edad, todavía tiene muchas cosas que decir.

Nota: 3/5

“Los Hombres no Mienten”, de Eric Assous. Con: Arturo Fernández, Sonia Castelo y Carlos Manuel Diaz. Dirección: Arturo Fernández. COMPAÑÍA ARTURO FERNÁNDEZ.

Teatro Colón NovaCaixaGalicia, 6 de Julio de 2011.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. julio 19, 2011 17:02

    En Butaca publícase calqueira manifestación dos lectores escrita con respeto, estea de acordo ou non coa miña opinión. A túa crítica ó crítico non é a primeira nin será probablemente a última que se lee no blog. É máis, é interesante ter ás veces críticas ó crítico. Sinal inequívoco de que o blog se lee.
    Grazas!

  2. Xosé Eirín. permalink
    julio 17, 2011 23:16

    “Ver o teatro como fenómeno social” é unha frase moi bonita que pretende quedar ben con todo o mundo. Insístoche, Hugo, en que a cantidade de público que enche un teatro non se corresponde proporcionalmente coa calidade do mesmo.
    Eu nunca meterei no mesmo saco a Nuria Espert xunto con este home do que falamos. Sorpréndeme moito que fagas mención a este actor e que lle adiques tanta boa literatura tendo tanto bo do que falar, ou malo que reseñar como tal. Voto en falla que te molles máis precisamente nesto último – “Lo cortés no quita lo valiente”. Gostaría de saber, despois de leer unha crítica túa, si paga a pena ou no pagar unha entrada para ver un espéctaculo teatral e, resulta que non é así.
    Sei que gostas do teatro, por iso mesmo revóltome ante o teu artigo, de ser de outro non lle escrebiría unha linea.
    “NON SOMOS O QUE DECIMOS SI NON O QUE FACEMOS”. Haí radica precisamente a dificultade do crítico que tras o seu dominio da literatura o que fai e defender espectáculos porque so resalta o bo e non arrisca amosando o malo.
    Si es crítico de teatro, amosa o bo e o malo poñendo o mesmo empeño en ambas cousas. Dis o bo con moita belleza e ó malo amósalo tras un tupido velo; así salvas todo espectáculo e os espectáculos teñen que se salvar a si mesmos.
    Érgome o craneo ante ti por ter publicado a miña crítica ó teu artigo.
    Unha aperta.

  3. julio 15, 2011 15:10

    Ola Xosé!
    Creo que na reseña quedan claras unha serie de cousas que van mais alá de un teatro cheo, ou da idade do actor. Na historia da interpretación hai moitos casos que son perfectamente solventes facendo de sí mesmos, dando sempre o que o público quere ver. Que conectemos ou non coa súa forma de face-las cousas, non quere dicir que teñamos que desprezar sistemáticamente a carreira de certas persoas. Penso en Eddie Murphy, que xera taquillazos (e nunca me gustou), no finado Leslie Nielsen (que tampouco nunca me interesou especialmente, mais tivo una carreira, unha posición mais unha importancia que creo que están fora de calqueira dúbida, e en tantos outros que souberon atopar o seu público a base de facer sempre o mesmo dunha forma honorable (a lista podería ser longa e, sen saír de España: poderiamos citar a Moncho Borrajo, a Ángel Pavlovsky, Pepe Viyuela, ou mesmo artistas da transgresión, coma podería ser o caso de Angélica Liddell…). En todos estes casos, o público que enche os teatros sabe o que vai ver, non espera outra cousa, e iso é xustamente o que recibe. Sinceramente, poderá non ser o tipo de espectáculo que máis me estimule como espectador de teatro, mais non por iso creo que teña que estar mal, ou haxa que denostalo sistemáticamente.
    Non é a primeira vez que comento a cuestión da idade dun actor, xa o fixen con Nuria Espert (76 anos e monólogo de 90 minutos… non comparto moitas das cousas da súa forma de traballar, mais quito igualmente o sombreiro) e, en calqueira caso, non pasa de ser un comentario anecdótico, que non inflúe na valoración xeral mais aló da mera citación.
    A veces hai que ver o teatro como un fenómeno social, e Arturo Fernández tal vez sexa un destes casos. É un feito quena carteleira hai proxectos máis ambiciosos e artistas mais técnicamente respetables que, ó fin e ó cabo, non conseguen o impacto mediático que están a conseguir el e tantos outros, como é outro feito que considero que se lle debe ter mais respeto a un Fernández avalado por 60 anos de carreira (que, gusten ou non, están ahí) que a moitos que saen da tele ao teatro esperando come-lo mundo, e acaban devorados de forma unánime sen piedade por público, profesión e crítica, por mais que enchan igualmente os teatros.
    E, por supusto que sí, gosto do teatro 🙂
    Grazas pola reflexión!
    H.

  4. Xosé Eirín. permalink
    julio 15, 2011 10:36

    De verdade crees que Arturo Fernández é bo?
    Cando na antiga Roma – o imperio – os cidadáns amosaban o seu descontento, moitos emperadores organizaban “xogos”. Estes consistian en enfrontar escravos galdiadores entre si, moitas veces ata a morte. Tamén botaban á area a persoas de diferentes sectas, confesións, etc, para ser devorados polas feras. Todo esto considerábase un grande “espectáculo” e o circo disfrutaba dun cheo total día tras día. Cando non sei en que aldea tiran nas festas unha cabra do campanario tamén hai cheo total. Cando en outra prendenlle lume as astas dun touro, abarrote no Parrote…
    Para comunicar datos estadísticos da afluencia do público a un “espectáculo” está radio macuto, pero…un blog de teatro??? …e ademáis utilizar eses datos para medir a calidade dun espectáculo teatral? Medir a calidade dun actor porque tendo 82 anos aparenta 65?
    Onde está o teu criterio? Todo vale?
    De verdade Hugo, en serio, ti gostas do teatro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: