Skip to content

‘Sexos’, o los amigos de mis amigos son mis amigos

enero 14, 2011

“Yo creo que el sexo es algo natural. Todos venimos de él. Veámoslo entonces como algo normal. Es así. Aunque no lo queramos ver, somos sexo desde pequeños.” (María Valverde, actriz). 

Lo crean o no, esta cita que recuerdo haberle leído a la joven actriz madrileña hace cosa de tres años en una página de Los Desayunos de XL Semanal me viene que ni pintada para empezar a hablar de Sexos, esta divertidísima provocación que firman Pep Antón Gómez y Xavier Bertran y en la que -¡oh sorpresa!- cinco amigos hablan precisamente de eso: de sexo sin tapujos. O, al menos lo intentan, porque evidentemente hay cosas que cada uno de estos cinco amigos ignora sobre el sexo de los demás… aunque tengan que ver con ellos.

Dos matrimonios. Por un lado, Alberto y Cristina: ella, seca por fuera y por dentro, apática y sin tener nada que decir y no busca; él tiene dentro ese gusanillo que todos notamos cuando estamos empezando a caer en la rutina… y busca nuevas experiencias. Por otro lado, Martín e Isabel: él, macho ibérico español, no busca ya nada porque lo tiene todo y más, en cualquier sentido; ella, afectada por su reloj biológico, busca el hijo que no llega… follando, follando y volviendo a follar (que, al fin y al cabo, es la única forma de hacer hijos…). Y para terminar de liarlo todo, Maite, una chica promiscua e inmadura que los busca a todos para sentirse acompañada… esto es, se busca a sí misma, porque está más perdida que los pulpos en el garaje.

Estos cinco amigos tejerán algo que va más allá de una comedia de enredo al uso: una comedia que enreda el enredo y que habla de sexo sin tapujos, pero sin demasiados lugares comunes: hay metáforas verdaderamente fascinantes, similes en los que nunca habíamos caído pero que han estado siempre ahí, imágenes literarias de una visualidad fortísima… Y se habla de fútbol, de terapias de grupo, de maternidad, de magia, de música clásica (no me pregunten por qué, pero en un mes he enganchado dos espectáculos que ligan el sexo salvaje a la música clásica…) de amistad (…o no…)… De la vida, que nace a partir del sexo después de todo (¿Ven lo bien que me venía la frasecita de la Valverde?)

Pero lo más importante es que en esta comedia sexual de texto (porque la escenografía de Lluc Castells, apenas siete puertas, es inexistente, con lo cual nos queda tan solo el texto), se nos cuenta una historia con presentación, nudo y desenlace, más allá de todo el sexo y de toda la comedia. La historia de cinco tipos que necesitan hacer algo con su vida urgentemente: encontrar de dónde vienen, a dónde van y quiénes son.

El ritmo es trepidante e implacable, las carcajadas constantes y los aplausos en medio del espectáculo a ciertos gags son frecuentes. Todo esto gracias a cinco actores que tienen ese gancho televisivo que atrae público al teatro, pero que son, sobre todo, actores de teatro: cuatro de Los Hombres de Paco (mejor dicho, tres hombres de Paco y su ex-mujer) y la incombustible Anabel Alonso, que lo mismo es la Pruden, que Diana Freire que esta Maite perdida en la vida.

Entre los actores, hay que celebrar que casi ninguno cae en la trampa de hacer subir a las tablas a sus personajes televisivos con otros nombres y en otras situaciones, todos crean nuevos entes y todos lo consiguen (unos mejor que otros). La mejor, Neus Sanz, que está descacharrante como la mujer con una vida aparentemente perfecta que siempre tiene que sacarle la puntilla a todo: toda ella, pero especialmente su escena comprobatoria de su estado fértil es desternillante. Actriz de teatro de probada solvencia. A Pepón Nieto, los papeles de calzonazos se le dan a las mil maravillas: es verle salir y ya se ríe uno. Este no es la excepción, solo que este calzonazos termina liándola pardísima… Como Federico Celada, que, con su característico bigotazo, es capaz de decir la mayor barrbasada imaginable como quien pide un café, y que también llena el escenario solo con salir y tiene una vis cómica indiscutible: perfecto para este tipo de espectáculos. Anabel Alonso, para bien o para mal, hace de ella misma (como casi siempre…), y si algo la salva es su absoluto dominio del arte del monólogo (que aquí hay unos cuantos para todos…) y de la comedia en general. Sabe cómo hacer reír, pero uno tiene la permanente sensación de estar viéndola a ella y no a Maite. He dejado para el final a Adriana Ozores a propósito, porque me parece una actriz como la copa de un pino. Una señora que, pese a haber hecho muchísima comedia, a mí siempre me ha funcionado mejor en el drama (en cine ha dejado interesantes trabajos en Heroína o La Vida de Nadie, y en teatro su monumental Lady Macbeth de hace un par de años en el Matadero de Legazpi madrileño) y que aquí tiene el papel más serio de los cinco: la mustia, la más sensata… Mantiene el tipo, no encuentra tantas ocasiones de lucimiento como sus compañeros ( esa sensación de que está algo desaprovechada que me viene a la cabeza casi siempre que hace comedia, especialmente desde que le ví aquella Lady…) pero sabe estar. Pero, por favor, vuelvan a darle otro Shakespeare pronto.

Muy buena la dirección escénica de Pep Antón Gómez, que sabe mover a los personajes con soltura en el espacio desierto (prueben ustedes, verán que es todo menos fácil…), y hacer que las siete puertas estén ahí para algo.

Inexplicablemente, los cinco actores van ligeramente amplificados (que haya que hablar sobre la ténue música ambiental de Pere Hernández, que tampoco aporta gran cosa, no parece excusa) y esta es una de las mayores pegas que se le pueden poner a un espectáculo que puede atraer al teatro a gente que no sea de teatro (y, esta vez sí, a ver teatro) y cuya mayor pretensión es hacer reír (y lo consigue con creces). Ver uno de estos de vez en cuando es tan estimulante como necesario. Eso sí, abstenerse quienes se vayan a sentir ofendidos por oír: “teta”, “polla”, “minga” y “follar” con frecuencia más o menos relativa. El resto, al teatro, que aquí, por fortuna, hay algo más allá de todo eso.

Nota: 3.75 / 5

Sexos, de Pep Antón Gómez y Xavier Bertran. Con: Pepón Nieto, Anabel Alonso, Adriana Ozores, Neus Sanz y Federico Celada. Dirección: Pep Antón Gómez. PENTACIÓN ESPECTÁCULOS.

Teatro Colón CaixaGalicia, 14 de Enero de 2011.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: