Skip to content

‘Casting (a comedia)’, o la vida es puro teatro

diciembre 11, 2010

Espectáculo en legua gallega.

Sigo enganchando espectáculos hechos en Galicia, diferentes entre sí y todos con mucha calidad. Ahora, es la compañía Lagarta Lagarta (que venía de ofrecer algunos espectáculos que no habían terminado de arrebatarme en años anteriores) la que nos propone Casting, (a comedia) una comedia de enredo sobre el mundo del teatro y los castings, las pruebas. Pero no solo las pruebas del mundo del teatro, sino también las pruebas de la vida misma, y cómo el teatro forma, inconscientemente, parte de nuestra vida diaria, y es nuestra pequeña tablita de salvación.

Actiz (predestinada por su nombre al mundo del espectáculo) y Andrés, son dos actores maduros, sin demasiada suerte, que se conocen casualmente a la salida de uno de tantos castings… Aparentemente, no tienen nada en común más que su profesión y su fracaso, pero pronto vamos a comprobar como una serie de casualidades, de estas casualidades tontas que tiene la vida, une sus vidas irremediablemente. Ahí entran en acción otros tres personajes: Magda, la hermana de Actriz; Carlos, el hijo de la anterior y Eva, la promiscua amante… en general.

Las conexiones entre estos cinco personajes, salpicados por una serie de castings a los que se tienen que enfrentar los dos actores que buscan trabajo desesperadamente, tejen una comedia de enredo llena de lugares comunes y personajes prototípicos, sí, pero que precisamente son tan comunes que quizá nunca nos los habían puesto sobre un escenario… Y es por eso, por lo cotidiano de las situaciones, por lo que reconocemos en ellas o por cómo nos reconocemos nosotros mismos en ellas, por lo que nos partimos de risa. Quien más quien menos va a poder sustituir las caras de estos personajes por caras reconocibles de su entorno… y entonces pensará: “en una situación así, seguro que X persona hubiera hecho esto”: y eso, justamente eso, es lo que hace el personaje. Y esa es la clave de la comedia. Una comedia que sabe divertir, que mantiene una al espectador con una sonrisa constante y que, aunque decae en un par de escenas que quizá podrían resumirse un poco (pequeñas cuestiones de ritmo que habría que medir…) hace que nos riamos de lo que reconocemos. Y está bien reirse de uno mismo de vez en cuando. ¿No?

Una comedia en la que, siempre desde la ironía humorística, hay sitio para todo: para reflexionar sobre teatro, sobre la situación del actor, sobre la actualidad teatral (aquí hay un director lituano que quiere imponer  a una actriz para un papel masculino de un clásico: cambien lituano por esloveno, Calderón por Shakespeare y acuérdense del reciente y memorable Hamlet Pandur-Portillo…), sobre subvenciones, sobre doblaje, sobre radionovelas… pero, sobre todo, sobre la vida misma. Y sobre cuánto necesitamos un poquito (o dos poquitos) de teatro en nuestra vida. Y es que ¿quién no interpretó algún papel (incluso papelón) alguna vez debajo de las tablas?

No hay apenas escenografía, ni falta que hace. Apenas una gran escalera principal, un par de sillas y unos cojines; y cinco sillas al fondo, en penumbra, desde las que los actores observan el devenir de la representación cuando no intervienen. Unos sobretítulos nos ponen en situación espacial cuando se necesita, a la vez que permiten que veamos Noticias y anuncios publicitarios de periódico o televisión entre escena y escena. Unas noticias que hay que suponer que han sido inventadas por la propia compañía, y que están cargadas de esa ironía mordaz tan presente en todo el texto, siendo otro de los puntales cómicos del espectáculo. Y, como en todo buen casting, las voces pretendidamente distorsionadas que llegan desde el patio de butacas y que quienes hacen la prueba apenas intuyen desde el escenario. Gran efecto.

Nos queda hablar del montaje. Un montaje en el que casi todos se ríen de sí mismos, empezando por sus dos protagonistas. Ernesto Chao y María Bouzas son dos de los actores más conocidos y exitosos del panorama gallego de los últimos 15 o 20 años: cine, teatro, televisión… En Galicia no hay quien no los conozca, o tenga que girarse si se los cruza por la calle. Aquí hacen de dos actores perdedores y de quinta categoría, justo la antítesis de lo que son ellos. Y ahí está la clave de su éxito en este montaje. Chao (que fue Ramón Sampedro en Condenado a Vivir, una TV-movie anterior a Mar Adentro) ha quedado casi eternamente marcado por un personaje televisivo que interpretó durante aproximadamente diez años en la autonómica gallega, y no lo oculta: cuando en uno de los castings le piden que cante algo, se arranca con la mítica Vaite lavar porcona que tantas veces cantase su personaje de la teleserie. La carcajada invade el teatro en este guiño que es, a la vez, una autoparodia sarcástica de primer orden; su comicidad está fuera de toda duda, y aquí da nuevas pruebas de ello, ya tenga que cantar (terriblemente mal, por supuesto) Cantando bajo la lluvia o salir a bien de algún incidente de faldas. También hay mucha autoparodia en el personaje de Bouzas, probada actriz dramática de éxito en cualquier medio en Galicia (y a la que España reconocerá por sus apariciones en películas como Heroína o, más recientemente, Retornos) que aquí hace de actriz inútil y de dudoso talento y hasta se permite destrozar brillantemente una versión gallega y con acompañamiento de gaita del Je ne regrette rien de Edith Piaf (¡y varias veces, para que podamos disfrutarla a gusto!) o parte de un monólogo de Segismundo en La Vida es Sueño. Tronchante autoparodia, más aún para quien sepa (y creo que en Galicia todos lo sabemos) de sus capacidades dramáticas reales. Cada uno a su manera, los dos están enormes.

Puede que el resto de los personajes, los tres que no son actores, estén algo menos definidos, porque giran alrededor de los dos principales. Belén Constenla (Magda), divertidísima, asume muy bien su papel de ama de casa neurótica, y parece que se ha escapado de una de las primeras películas de Almodovar, hablando a cien por hora sin que se pierda ni una palabra del texto: Tienen que verla. A Rocío González le tocó un bomboncito de personaje: la estudiante universitaria de Derecho inculta y ninfómana que (pretende) trepa(r) de cama en cama. Papel muy bien escrito, que, sin embargo, ella no termina de redondear: tal vez no se lo crea por completo, y es una pena, porque es un especimen del que se pueden encontrar muchos ejemplares por la vida adelante. Alberto Rolán (Carlos) despacha sin problemas un personaje que es más breve, y sin demasiada definición psicológica, dejándonos sin embargo una bonita (y más real y extendida entre los melómanos de lo que muchos creerán…) reflexión más o menos freak sobre lo que representa el dúo de amor del segundo acto de Tristán e Isolda de Wagner (ya sabéis, ese que dura media hora larga y que empieza diciendo O sink hernieder...!) en un par de escenas digamos mito-operístico-eróticas de impagable comicidad para los que nos guste la ópera. Lo dejo ahí para que los no pocos músicos que leen este blog se sientan obligados a ir a verla. Y ya luego si eso lo comentamos….

Rosa Álvarez sabe darle el adecuado dinamismo y ritmo a un espectáculo que es minimalista en escencia. Hay momentos donde los actores parecen dejados a su suerte (la escena de Chao y Bouzas en el café estuvo plagada de accidentes que uno duda si son marcados o no, pero en cualquier caso resultaron divertidísimos…) pero, en este tipo de espectáculos, hasta conviene tener esa sensación.

Y termino hablando de la traducción y adaptación del texto del catalán Roger Justafré, que firma Roberto Salgueiro. Traerse este texto a la realidad gallega, modificando las referencias y los ejemplos, y que funcione de manera rabiosa, debe de ser complicado. Él, tipo listo del que ya hemos hablado aquí mucho este mes, lo ha conseguido a la perfección. Todas las referencias encajan. Deberían irle dejando ensayar cómo se sube la escalinata que da al escenario del Teatro Rosalía, porque me huele que posiblemente tenga que ir a por el María Casares varias veces el próximo mes de Marzo….

Un espectáculo que pretende divertir… y, en líneas generales, divierte. Y esto que parece tan básico, tal y como está el mundo de la comedia teatral actualmente, no es poca cosa. Ah, y el Xacobeo les patrocina (otros que se ríen de sí mismos…). Y, para terminar, TENGO QUE INSISTIR: hay una escena de sexo con una reflexión posterior absolutamente impagable, que, como digo arriba, para los melómanos, estará entre lo más desternillante del montaje. Y los que no me entiendan, que vayan a verla.

Nota: 3.5 / 5

“Casting (a comedia)”, de Roger Justafré. Con: Ernesto Chao, María Bouzas, Belén Constenla, Rocío González y Alberto Rolán. Traducción y adaptación: Roberto Salgueiro. Dirección: Rosa Álvarez. LAGARTA LAGARTA.

Teatro Rosalía de Castro, 10 de Diciembre de 2010.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. enero 28, 2011 23:03

    Roger! Qué agradable sorpresa! Me alegra que hayas llegado hasta la entrada (señal de que cada vez se lee más y más este blog), y que te hayan gustado mis palabras. Te insisto, para mí es un formato muy original, una comedia que funciona (…y eso que yo, definitivamente, soy más de drama) y sobre la escena de sexo wagneriano…. bueno, sobre eso mejor te escribo con calma en privado un día de estos :-).
    Muchas gracias y un saludo,
    Hugo.

  2. ROGER JUSTAFRÉ permalink
    enero 28, 2011 16:51

    Soy el autor de CASTING y estoy encantado con una crítica tan inteligente como la tuya.Gracias. Y POR FIN un amante de la ópera se ha enterado de que va la escena! Como muestra de wagneriano, te aconsejo que pruebes a practicarlo, porque te aseguro que funciona de maravilla
    TOTALMENTE CONFORME con tus opiniones sobre los actores.el montaje y la adaptación de Salgueiro,al que lamentablemente no pude felicitar en persona cuando fui al estreno del que,por cierto,salí entusiasmado y,además de grandes actores son grandes personas que a mi mujer y a mí nos trataron como si fuéramos. A.MILLER y M.MONROE. Montajes como este y críticas como la tuya son cosas que nos impulsan a los autores premiados y “clandestinos” a seguir escribiendo.Hasta cuando quieras. ROGER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: